Por tercer día, la madre orca en duelo lleva encima a su cría muerta

El jueves por la noche se vio a una afligida madre orca llevando a su cría muerta, luchando para empujarla a través de una corriente de 4 nudos, y haciendo profundas inmersiones para recuperarla cada vez que se le caía de la cabeza y se hundía. “Es absolutamente desgarrador verlo, dijo Taylor Shedd, coordinador del programa de Soundwatch, que ha seguido a la ballena casi continuamente durante el día, informando a las agencias estatales y federales e instando a los navegantes a mantener su distancia.

Nacida el martes por la mañana, la cría de J35 vivió aproximadamente media hora. Ella se ha negado a dejarla ir, nadando con el cuerpo inerte sobre su cabeza. Es una expresión de dolor que los biólogos han documentado en ballenas y delfines en todo el mundo. A veces la respiración de la madre ha sido muy trabajosa.

“Estábamos preocupados por su salud”, dijo Shedd. Nada contra una corriente de 4 nudos, y tiene que bucear muy profundo para recuperar al bebé cuando se resbala, para levantarlo y seguir empujándolo frente a ella”.

La orca viaja con su grupo, haciendo un gran esfuerzo para mantenerse al él. “Ella va en último lugar“, dijo Shedd. El programa Soundwatch Boater-Education, administrado por Whale Museum en Friday Harbor, pone educadores en el agua todos los días durante la temporada de avistamiento de ballenas para acercarse a los navegantes según sea necesario para recordarles la distancia de 200 metros requerida entre navegantes y mamíferos marinos para minimizar el disturbio.

Durante el duelo de J35, Soundwatch ha estado vigilando a la orca, explicando a los navegantes curiosos lo que está sucediendo, y por qué necesitan mantenerse a distancia.

Las visitas comerciales de observación de ballenas se han suspendido voluntariamente para dar privacidad a la ballena y a su familia. “Estamos dispersando la flota, alejándonos, es muy triste“, dijo Jeff Friedman, presidente del lado estadounidense de la Pacific Whale Watch Association.

Lodie Budwill, del Centro de Investigación de Ballenas, informó que el martes por la noche, antes del atardecer alrededor de las 8:30 pm, se dió cuenta de que un grupo de orcas se había reunido en un círculo cerrado alrededor J35 en la entrada de la cueva del águila, en el lado oeste de la isla de San Juan.

“Fue hermoso observar, pero muy triste saber lo que había sucedido antes ese día”, escribió a a The Seattle Times. Las orcas permanecieron en círculo alrededor de J35 en el mismo sitio durante al menos dos horas.

“El sol se puso, la luna salió y ellas se mantuvieron en circulo. Percibí que se trataba de una ceremonia o ritual de algún tipo. Sin duda fue un círculo de amor y devoción familiar.

Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
Compartir publicación

Administrador

Next Post

No hay una emergencia nacional por epidemia de coronavirus: Lopez-Gatell

Lun Mar 2 , 2020
En la conferencia de prensa matutina, explicó que cuando se tiene una epidemia se trabaja para buscar una cura, aunque en algunos casos se puede infectar una persona pero no desarrolla síntomas Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, advirtió que en México no se tiene […]